Vivienda

Aquest article també està disponible en: Catalán Italiano Inglés Alemán

Print Friendly, PDF & Email

La vivienda que queremos

Nuestra propuesta va encaminada a recuperar el carácter colectivo y comunitario de la vivienda—ya se sea en el ámbito urbano o rural—como transición en el camino de recolocación demográfica en el territorio. Necesitamos ir más allá de la propiedad privada, recuperando la vivienda comunal mediante la colectivización con el objetivo de cubrir nuestras necesidades reales de vivienda. Por ello, estamos desarrollando un modelo que garantice el derecho de uso, ante la especulación y la mercantilización de la vivienda.

La oficina de Vivienda

Un local vecinal, el local de una asociación, un centro social, una oficina de derechos sociales o incluso un vehículo ambulante pueden ser espacios propicios para compartir soluciones relacionadas con la  vivienda.

Para abordar con eficacia este tema, éste debe de ser analizado en toda su complejidad: reconocer la diversidad de situaciones y voluntades individuales y la predisposición de acceso a la vivienda de una manera u otra. Por ello, la oficina de vivienda debe de disponer de un amplio abanico de herramientas:

  • Ocupación: dar uso a inmuebles abandonados o en desuso. Cada vez se más se producen ocupaciones cuando los juzgados dan la orden de desalojo y las personas afectadas deciden ocupar la vivienda para impedir la desposesión forzada y tutelada por el estado. Por tanto, es una práctica de apropiación directa y sin intermediarios, con un apoyo social creciente.
  • Contrato de cesión de uso: acuerdo entre la persona que arrienda y la arrendataria para disfrutar del uso de un inmueble a cambio de su mantenimiento, sin costes de alquiler.
  • Masoveria: acuerdo de cesión de inmuebles (rurales o urbanos) a cambio del mantenimiento, de la rehabilitación o de productos de la tierra.
  • Autoconstrucción, concretamente, bioconstrucción: construcción de viviendas con el objetivo de reducir el impacto sobre el entorno, haciendo uso de materias primas geográficamente más próximas, complementándolas con materiales reciclados.
  • Caravanas autosuficientes (inmuebles móviles): alternativa a la vivienda que permiten compaginar la vida nómada con la sedentaria y que profundiza en la autosuficiencia.
  • Repoblación: recuperación de la vida en el entorno rural con la ocupación de pueblos y tierras abandonados u otras vías legalistas de acceso a inmuebles en desuso.

Cooperativa CIC-HS (Vivienda Social)

La cooperativa de vivienda social alquila pisos hipotecados para asegurar vivienda social a los deudores que no pueden seguir pagando su hipoteca.

El propietario que no pueda pagar su hipoteca arrendará su piso por 5 años a la Cooperativa y se hará socio de la misma. Ésta se encargará de asignarle otra vivienda de alquiler, de su propio parque de viviendas para estos fines. Los alquileres tendrán un precio social (se estima que en general no se superaran los 4 euros/m2).

La Cooperativa puede también dar apoyo  a los afectados por las hipotecas mediante sus servicios jurídicos; retardando el momento de la toma de posesión del piso por parte del banco o tratando de evitar que los bienes de los avalistas de estas hipotecas puedan ser embargados.

A largo plazo, la Cooperativa  irá generando un parque de viviendas para ser ofrecidas a sus socios en régimen de cesión de uso. La compra de paquetes colectivos de hipotecas impagadas puede ser uno de los mecanismos para lograr propiedad colectiva a precio social.

www.habitatgesocial.cat

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE