Educación

Aquest article també està disponible en: Catalán Italiano Inglés Alemán

Educación Libre y Comunitaria

El sistema educativo estatal es el principal aparato de adoctrinamiento de la sociedad; parte de la premisa según la cual, la educación es una mercadería más y no un derecho del ser  humano fundamental. Las instituciones no tienen la legitimidad para educar a las generaciones futuras en beneficio de un mercado capitalista, enfocado al consumo, la competencia, la violencia y el individualismo. Obsesionados en deshumanizar a la persona, reducen la actel a aprendizaje a la memorización, la repetición, la rutina y la evaluación.

Además de rebelarnos contra el sometimiento de la infancia ante las instituciones imperantes, tenemos que practicar el derecho del aprendizaje continuado a lo largo de toda la vida sin tener que asumir el pago del precio que imponen las instituciones públicas o privadas encargadas del enseñamiento.

Compartimos el conocimiento y aprendemos a crear iniciativas autogestionadas para defender las potencialidades humanas que el sistema trata de suprimir.

OFEDUCACIO-1024x983

Iniciativas de educación libre

Las escuelas libres y las diversas experiencias educativas surgidas en comunidad, centros socioculturales o a menudo también de iniciativas promovidas por las familias, nacen de la voluntad de estimular el crecimiento integral de la persona y de fomentar la autonomía plena.

En la base de las prácticas educativas libres nos encontramos la expresión libre, la estimulación a través de todos los sentidos, la experimentación y la creación conjunta, fomentando así la libertad personal y colectiva. Las múltiples líneas pedagógicas existentes muestran la diversidad de matices en sus prácticas. Así podemos encontrar el método Montessori, la pedagogía libertaria, el método intuitivo de  Pestalozzi, la educación popular, entre muchas otras que pueden reinventarse o aflorar con la experiencia.

Existen diversas experiencias en este sentido. Algunos ejemplos son las redes de intercambios de Catalunya (en catalán XIC)—funcionan en territorio catalán  y en otros lugares del mundo—donde las personas participan ofreciendo y recibiendo conocimientos, potenciando el intercambio relacional y la cooperación comunitaria. Otro ejemplo en Catalunya es la Red de Educación Libre (XELL) que acoge y relaciona muchas iniciativas y proyectos de educación libre. A nivel estatal existen la asociación Libre Educación o el Colectivo de Educación Libre (CEL) que tratan de vincular a personas y colectivos que desarrollan modelos alternativos a la educación oficial.

Las necesidades de investigar, conocer y aprender están presentes a lo largo del ciclo vital. Por este motivo los diversos proyectos se enfocan en dar oportunidades de acceso al conocimiento a todas las personas, sin ninguna condición más que el interés por aprender y el designio de hacer crecer la curiosidad y la imaginación. Las universidades libres surgen en este contexto y además de proporcionar contenidos dotan a la sociedad de herramientas que facilitan su propia liberación.

Estamos encontrando la manera de coordinar estas iniciativas para establecer de forma sólida las bases del sistema educativo que queremos. La protección legal es un reto para el movimiento de educación libre.

La tarea de liberación y ruptura con el sistema educativo dominante no es sencilla. A partir de los 6 años de edad, las alternativas educativas que no están bajo la normativa de las escuelas ordinarias entran en una situación de vacío legal, ante el cual habitualmente no hay respuesta gubernativa; pero nada que les asegure que  no puedan ser perseguidos o controlados.  A pesar de ello, existen diferentes estrategias que permiten afrontar estos riesgos legales, defendiendo el derecho de las familias a escoger la educación libre de sus hijos e hijas. Algunas opciones podrían ser la creación de cooperativas de educación o el reconocimiento legal a través de las escuelas a distancia. Un ejemplo son los casos de Clonlara School o Epysteme, que proporcionan certificaciones académicas a las familias que quieren educar a sus hijos e hijas en casa o en proyectos educativos alternativos, de forma distinta a la escolarización presencial.

En todo caso, la mejor defensa que podemos tener es el apoyo mutuo y la autoorganización entre todas las personas que creemos en el derecho a la no escolarización por las vías que marca el estado. Por eso hacemos un llamamiento para hacer frente, de forma coordinada, a los casos de persecución educativa que se puedan generar.

Hacia un sistema educativo autogestionado

Oficinas de educación y espacios de aprendizaje colectivo

Establecer la descripción específica de cada iniciativa es un primer gran paso para catalogar la información y de esta manera facilitar el acceso a todas las personas interesadas en la educación libre. Para hacer posible la actualización constante de recursos, hay en marcha una oficina de educación. Con el objetivo de permitir un marco descriptivo común para los diferentes proyectos, se diseñaran formularios para recoger la información de las particularidades de cada uno y de cada actividad educativa o pedagógica. Toda la información recopilada estará disponible en una página web de fácil acceso.

El acompañamiento personalizado será facilitado por personas que, a partir de la visión de conjunto de las diferentes iniciativas, acompañaran o asesorarán a personas, familias y colectivos interesados en participar de los diferentes proyectos; serán de vital importancia los vínculos de confianza y apoyo, respetando las particularidades y favoreciendo el desarrollo de las potencialidades y los intereses personales.

Las oficinas de educación promueven la creación de nuevas iniciativas, fomentando las sinergias entre personas y colectivos que comparten intereses comunes.

Como modelo organizativo se podrá replicar y construir en cualquier territorio, facilitando así los vínculos en el entorno local y garantizando la autonomía y la autogestión de cada uno, contando con el apoyo de toda la red de proyectos activos.

La red educativa de la que hablamos está constituida, ya informalmente, por un conjunto de proyectos escolares y universidades libres y bibliotecas sociales.

El aprendizaje autónomo y autodidacta se enriquece exponencialmente si se da dentro de un marco colectivo. Por eso es importante facilitar la creación de estos espacios de aprendizajes colectivos, abiertos y autogestionados, donde la utilidad pública pueda expandirse. Para facilitar el proceso de crecimiento y creación de nuevos espacios, personas que cumplirán la función de asumir la dinamización y el contacto entre individuos, grupos, colectivos y comunidades que puedan desarrollar nuevos proyectos.

Como es previsible que no contaremos con recursos estatales y, dado que queremos mantener la educación como derecho inalienable,es imprescindible poner en práctica un nuevo modelo de autogestión comunitaria, donde todo el entorno colabore, para que la sostenibilidad de los espacios educativos no dependa solamente de las aportaciones económicas de las familias; sino del compromiso y apoyo mutuo de todos los vecinos. El propio profesional de la educación, tendrá que asumir un compromiso con un nuevo modelo económico integral; es decir, desprenderse progresivamente de la parte de necesidades materiales vinculadas a la moneda oficial, y así el intercambio, las monedas sociales y la economía comunitaria se irán incorporando a su propia forma de vida.

Es de nuestra responsabilidad trabajar para construir y desarrollar de manera conjunta un sistema educativo libre, abierto y accesible a todas las personas. Esto es necesario e indispensable para el desarrollo integral de la sociedad que queremos.

Más información y contacto

Dirección electrónica: educacio(a)cooperativaintegral.cat

Para suscribirte a la lista de correo: educacio(a)marsupi.org

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE